domingo, 10 de febrero de 2013

Kaj Stenvall y su mitificación del Pato Donald.


Kaj Stenvall es un prestigioso artista de renombre finlandés que nace el día de navidad del año 1951 en la ciudad de Tampere. A pesar de su interés por la pintura desde joven, este pintor se hizo famoso a finales de los años 80 debido a la fascinación que muestra en sus obras por el famoso pato de Disney, por el Pato Donald. En la actualidad además de artista también cuenta con una coqueta galería en la ciudad de Helsinki. 



El artista finlandés pinta con oleos, sin embargo como podemos apreciar, sus pinturas no tienen para nada aspecto antiguo. Stenvall no aspira a hacer un arte precioso, sino que usa sus obras como vehículo para expresar las emociones humanas. Es un especial admirador de Diego Velázquez, Johannes Vermeer, Edward Hopper o el Romanticismo, y un excelente conocedor de toda la Historia del Arte, de lo cual no cabe la menor duda si nos atrevemos a profundizar en sus sorprendentes pinturas.
En un principio, nuestro artista intentó hacer un arte serio y con ese realismo que tanto le gustaba, pero desde la década de los 80 y hasta nuestros días comenzó a introducir personajes pop en sus pinturas. La pintura de Kaj Stenvall es realista, minuciosa y encantadora, sin embargo sumerge elementos fantásticos en cada una de sus obras llegándonos a mostrar un “surrealismo cotidiano”. Nos muestra a su famoso pato en diversas facetas, situaciones o mismamente incorporándolo como personaje central en las grandes obras de otros artistas. 



El personaje principal en estas dos últimas décadas y algo más ha sido el pato. Pero no siempre es un pato blanco y masculino, sino que a veces encontramos un pato de otro color o una patita alegre, divertida y presumida. El blanco es una constante en sus obras, si observamos unas pocas de ellas lo podemos apreciar con gran facilidad, no solo en el tratamiento del pato o los patos, sino en todo lo que contiene la escena que nos está mostrando el finlandés. 



Sus patos están totalmente personificados, muestran gestos y actitudes como si de seres humanos se tratara. También los viste como tal. Realmente lo que nos muestra Kaj Stenvall no son animales, no vemos ningún comportamiento animal, sino unos seres fantásticos mostrándonos todos los estados actitudinales o emocionales que puede llevar consigo cualquier ser humano. 



El artista en sus pinturas captura con una sublime delicadeza emociones y expresiones en los rostros. Nos demuestra que además de un excelente pintor y compositor de todo tipo de escenas, es un perfecto conocedor de la anatomía facial. Sabe aplicar perfectamente el desarrollo de los músculos faciales humanos para personificar a sus fantásticos personajes. 



Kaj Stenvall acertó utilizando personajes pop en sus obras y concretamente humanizando al pato, lo cual le llevó a tener este estilo tan propio y característico hasta el momento nunca visto. Son pinturas que a pesar de ser hechas en Finlandia, un país un poco lejano y frío para algunos, se nos hacen obras cómodas y cercanas al observador. Estas obras tienen realmente un diálogo con el espectador, a pesar de que en un principio puedan chocar o incluso tener cierto toque de absurdo, son realmente unas estampas que al observador se le hacen cercanas y cotidianas. Nuestro artista es una persona fascinada por todo el realismo y la tradición pictórica a lo largo de los siglos anteriores a las vanguardias, pero lleva este realismo de un modo muy propio, llegando además a lo cómico y a lo trágico, o al revés, con un buen toque de humor.  



En palabras del propio Stenvall al análisis de su obra cabe añadir: “El pato no es más que un símbolo, es el material que sirve de intermediario, el símbolo es el Hombre. El carácter que tienen las ilustraciones es mostrar el dilema del ser humano. El pato no simbolizada nada para mí, personalmente. El es usado como el catalizador en el proceso gracias al cual el ojo del espectador podrá interpretar”.  



Resaltar que el finlandés a diferencia de otros artistas es un trabajador nato, no espera que la inspiración llegue, sino que trabaja y trabaja mientras le van surgiendo ideas. Una buena muestra de ello es la amplia producción que tiene a sus espaldas. Es un verdadero creador sumergido en el acto de pintar.
Añadir como curiosidad dentro de la obra de Kaj Stenvall, que durante este último año, tal como trabajaba la figura del pato en sus obras, ha trabajado la figura de un perro con aspecto también de serie de animación. 



En la pintura de Stenvall además de la influencia de los grandes artistas y las grandes obras de arte no podemos olvidar la de las películas y series de animación entre otras, los famosos cómics o la literatura. Su obra tiene un significado propio, pero sin perder esa atmósfera del Pop Art norteamericano y del Surrealismo. Sus figuras son un retornar a la cultura popular y contribuir al absurdo como si del Surrealismo de Magritte se pudiera tratar. Dicho artista junto a su obra, es una de las mayores curiosidades del arte actual tanto en Finlandia como a nivel internacional.

Apoyo para el artículo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario